Desmontando a la inmobiliaria OPAU. El próximo estafado puedes ser tú

Buscar un piso donde vivir se presenta como una incómoda aventura. Esto supone recorrer mil páginas en internet, inmobiliarias y hasta redes sociales para encontrar una vivienda que se ajuste a todos tus requisitos: precio, espacio, ubicación, etc. Y más aún cuando estudias, trabajas, o los dos a la vez y encima no vas bien de presupuesto. ¿No dice la Constitución Española (tan mencionada estos días) que todos los españoles tenemos derecho a una vivienda digna? Papel mojado.

Imagen: Tim Utesch

He aquí mi historia y la de muchas más personas, recogidas entre otros blogs como este, con la inmobiliaria / agencia / como se quieran hacer llamar: OPAU. Todo lo que rodea a este negocio es un poco misterioso. Cuando empecé a buscar un piso al que mudarme, como toda persona entre 20-30 años recurrí a portales de internet como Fotocasa o Idealista. Vi que en la zona de Murcia esta empresa estaba muy presente, ya que anunciaba un gran número de inmuebles en alquiler. Y obviamente, pensé que se trataba de una inmobiliaria más.

 

La Opaudisea

El jaleo empieza cuando tu inocencia y buena fe te lleva a contactar con ellos porque quieres ver ese precioso piso nuevo, luminoso, moderno y ¡encima en la ubicación que querías y al precio que puedes pagar! Craso error.  El significado de sus siglas (oficina provincial de alquileres urbanos) induce a gran confusión. Cuando lo lees puedes llegar a pensar que es un servicio provincial (que pertenece a la Administración Pública) y que no es una empresa privada. OPAU está presente en todas las zonas de la ciudad  y sus precios son ligeramente más baratos que los demás. Eso hace pensar que bueno, efectivamente como ves algo de provincial en el nombre (que te suena a público), pues puede que sea por eso (financiación pública, ayudas al alquiler…). Nada más lejos de la realidad. Se dedican a llamar a los propietarios y concertar la cita de tu parte, cosa que tú mismo puedes hacer, pero te cobran una cantidad determinada, dependiendo de tus preferencias, por hacer de intermediario. Y también, como explica aquí este afectado, entran a Fotocasa, Idealista y EnAlquiler para crear su famosa bolsa de inmuebles en alquiler.

 

Al contactar con ellos acabas de renunciar a tu tranquilidad. No paran de acosarte y avasallarte a llamadas para que te pases por sus céntricas oficinas. En mi caso, me recuerdan horas antes la cita llamándome por teléfono. Mi cabeza empieza a dar vueltas, llamar para que vaya sí o sí a tu oficina es una táctica agresiva. Si trabajasen tan bien, no sería necesario recordar continuamente a tu cliente potencial que vaya a tu oficina. Al final vas por que dejen de llamarte todos los días. Nada más abrir la puerta te encuentras con un piso convertido en oficina, decorado con los colores corporativos (blanco y negro), perfume en el ambiente, música vivaz y con mobiliario baratero digno de un establecimiento de Bershka. Es decir, el estilo de decoración es un modernismo de Ikea. Con esto quiero decir que tienen un deseo de construir una imagen moderna, actual y de calidad gastándose 4 duros, que resulta cutre al final. En la oficina solo ves chicas. Vestidas de negro siguiendo una imagen corporativa, intentando resultar atractivas al público con su vestimenta: ropa ajustada, vestidos cortos, tacones altos y maquilladísimas. Me siento y empiezo a ver carteles en los que ponen cosas como: “le devolvemos la suscripción en caso de que no se cumplan las condiciones”, que en realidad no devuelven. Esta es la primera noticia que tengo de que hay una suscripción, aunque en ese momento todavía no sé de qué va todo esto. Si eres una persona con un mínimo de sentido común tienes la sensación de que allí hay algo turbio. Si eres más de pueblo que las amapolas vas a caer seguro, y encima te irás contento porque ¡vaya mozas te han atendido! No te has enterado de nada, pero la vista te la alegras un rato. Como ellos muestran a través de sus RRSS, solo seleccionan chicas.

 

 

Primer movimiento: la espera desespera

Una recepcionista te coge algunos datos, te dirige a la sala, y si preguntas, no te responde con información clara. Te sientas y ves delante de ti una pantalla con imágenes de pisos fabulosos, casas con piscina, pisos pequeños y nuevos como el que estabas buscando, pisos céntricos decorados de revista… Esperas, esperas y esperas. Y esperas un poco más, hasta que entras. Si dices que tienes prisa y que vuelves otro día, hacen las de dios para retenerte y pasar antes que los demás (esto me pasó a mí en concreto, y me sentí francamente incomoda porque me querían retener allí para culminar la captación desinformada). Accedes a un habitáculo extraño que es una especie de barra de bar blanca sin taburetes y te atiende una chica. ¿He mencionado ya que el equipo de oficina se compone exclusivamente de chicas? La persona que te atiende aparte de ser arrogante, te hace una serie de preguntas para saber qué buscas y te pide tu tarjeta de crédito para pagar la famosa suscripción.

Resulta que ellos antes de concertar una cita para ver el piso que has buscado en internet, te cobran la ínfima cantidad (ironía) de 290€ (lo que me querían cobrar a mí). En realidad estás pagando por el último paso del proceso, que es conseguir el teléfono del propietario para poder ver el piso. Son una especie de intermediario, aunque ellos digan lo contrario, que lo que hacen es eliminar intermediarios. De esta manera ya te han captado. Te cuentan que ese dinero que te cobran es para que ellos te busquen y te concierten unas 10 visitas a pisos que encajen con tus preferencias. Eso en mi caso, porque depende la ciudad cuentan una cosa diferente. A partir de la undécima, habría que acordar otra tarifa, porque claro, 10 pisos que no te gustan… ¡es un montón! No vaya a ser que seas un exquisito que no se conforma con nada y se queden cortos esos 290€ que les pagas a ellos por hacer nada.

Hay mucha gente que se ha plantado en este estadio del proceso, negándose a pagar y yéndose bajo la amenaza de la chica perfectamente maquillada y ajustadamente vestida con aires de superioridad. Porque tal y como ellos te hacen saber, tienen el monopolio de pisos en la zona que tú querías en Murcia (o en la ciudad que sea) y volverás a su puerta con el rabo entre las piernas.

Interior de una oficina OPAU | Foto: bya.es

 

Segundo movimiento: decepción en repeat

Los que siguen adelante, después de pagar entre 150€-300€ (dependiendo de la estimación que te hagan) empiezan la pesadilla. Te llaman para ver pisos que se ajustan a tus preferencias. De habitaciones, digo, porque todo lo demás deja mucho que desear: pisos sucios, sin garantías de salubridad y hasta con jeringuillas en el suelo, pisos que no se corresponden con las fotos que ves, pisos que no se corresponden con las direcciones que entran en tus preferencias. En fin, que te están mareando y te están vacilando para que al final te quedes con la chabola que más se puede ajustar a lo que tú en principio pensabas que ibas a conseguir. Eso o te vas sin tus 300€ y sin tu piso. Y que no se te ocurra cambiar de preferencias de piso, porque sino la cuota sube. En el blog antes mencionado y en otros una persona cuenta que cambió sus preferencias iniciales, de un piso de una habitación a otro que tuviese otra habitación más. A lo cual le dijeron que tenía que pagar más, ya que la cuota no se ajustaba a las preferencias. Lo que no se ajusta a la realidad es tener que pagar por un piso que ni siquiera sabes si vas a llegar a alquilar algún día. Llegados a este punto, los desenlaces son variopintos: la gente les manda a freír espárragos, se conforman con cualquier cuchitril por no ser mareados durante más tiempo, o claudican y se quedan con lo que sea porque no tienen tiempo para seguir así.

Si alguien se toma la libertad de rastrear en internet, se dará cuenta de que OPAU se ha encargado de posicionar los comentarios positivos y opiniones favorables en los primeros lugares. Por fortuna, en su página de Facebook se pueden leer comentarios negativos e incluso los que intentan silenciar borrandolos de su página. Aquí cito un comentario reciente en la misma página de OPAU en Facebook:

Ana Belen Gracia Vaquero opinó sobre Opau1 estrella

16 de noviembre a las 13:12 · 

Yo muy descontenta me cobraron 300e para encontrarme alquiler y nunca me lo encontraron me tube q ir a otra agencia q en pocos días me encontraron y ellos más de 6meses y na de na y encima perdí mis 300€

A comentarios negativos como estos dan una respuesta tipo igual, copiada en cada comentario negativo e invitan al afectado a solucionar la cuestión por mensaje privado. En cambio, los comentarios positivos son laureados siempre por los mismos usuarios sospechosamente (ejemplo 1 y ejemplo 2) ¿Casualidad? Lo dudo mucho. También consiguieron eliminar la página de Facebook “OPAU Estafa” y para más inri publicaron su página de Wikipedia, pero desde Wikipedia se borró su entrada ya que desde la misma consideraron que: “la página contiene un texto de auto promoción, publicitario o con muchos elogios innecesarios que no le permiten tener una redacción neutral”.

Tercer movimiento: esto ya viene de atrás

Resulta que antes de OPAU existía CAP (central de anuncios entre particulares) y le tuvieron que cambiar el nombre. ¿Por qué crees que puede ser? Más clientes insatisfechos y estafados. Véanse comentarios 9º y 10º de este enlace. También estaban en Murcia, pero en la Plaza Preciosa. Necesitaban un cambio de imagen para seguir lucrándose a costa de su mayor público: estudiantes, mileuristas y desplazados por trabajo (según se puede leer en los comentarios de este blog) que necesitan una vivienda con urgencia. Según un usuario afectado, tanto CAP como OPAU trabajan captando los teléfonos de anunciantes particulares y contándoles que ponen en contacto a particulares que alquilan y gente que quiere alquilar. Por otro lado, anuncian viviendas inexistentes o que tú ves disponibles en la web y al llegar a la oficina ya están alquiladas para captar clientes, y una vez que estás en su territorio, te avasallan y engañan para que te veas acorralado y pagues.

Imagen: Eavan Wallner

La culminación: tienen intención de expandirse por España y por el mundo.

Por si a este matrimonio murciano fundador de esta agencia / inmobiliaria / je ne sais quoi le parecía poco, ya están en: Valencia, Madrid, Granada, Almería o Málaga, entre otras. Además, dicen que en el futuro estarán en Londres o Sofía. Los comentarios de clientes afectados en Almería, por ejemplo, ya han aparecido y es cuestión de tiempo que proliferen.

Sonia Campuzano y Antonio Jesús Gomez, fundadores de OPAU y matrimonio. | Foto: franquicias.emprendedores.es

La manera de hacer negocio de este matrimonio es muy cuestionable. No dan una información clara desde ningún momento y cuando te quieres dar cuenta te están exigiendo una tarjeta. No digo que no sean efectivos porque también habrá gente satisfecha, pero su método de trabajo: ocultando información, induciendo a confusión con el nombre, acosando a la gente, engañando, con esa estética tan marcada, sólo chicas en oficina y que huele a chamusquina nada más cruzar la puerta, puede que no sea la más adecuada. La gente quiere las cosas clarasresultados efectivos y ajustados a lo que buscaba. Yo no lo recomiendo. Y otras tantas personas en Murcia, Granada, Málaga, y otras ciudades donde se ha puesto a prueba, tampoco.

J. Sánchez-Nuñez

Graduada Social Especialista en Asesoría Laboral y Jurídica que se dedica a los Recursos Humanos. Puedo ser una contradicción en mi misma o una esponja que lo abarca todo. "I came here to make you feel uncomfortable" como lema. Cuestiono todo, no me conformo con nada.

    Pues a Zaragoza que no vayan que tenemos ya una “””empresa””” haciendo exactamente lo mismo que ellos… “CAP” se llama, otra estafa como esta. Entré por la puerta y 300 euros me pedían, fue un “hasta luego” rotundo.

      Por lo que nosotros sabemos OPAU operaba antes como CAP en Murcia. Cuidado con este tipo de empresas.

    Hola buenas pues se podría hacer una plataforma para intentar denunciarles todos los afectados en conjunto.

    Ya que yo tambien los he sufrido. Yo estoy dispuesto a llevarla a cabo

    Estoy leyendo esto…y me quedo de piedra. Exactamente la misma historia. OPAU es un auténtico montaje de timo y fraude, qué verguenza haber caído en un ardid tan evidente. Al principio piensas: qué soberbia, qué ineficiencia, qué gestión pésima. Luego te das cuenta de que es un timo y entonces la cara de tonta que se te queda es un poema.
    No sé cómo no se persiguen este tipo de farsas fraudulentas. Yo me voy ahora mismo a denunciar, con ninguna esperanza de recuperar el dinero pero al menos que no le vuelvan a sacar los cuartos a gente.

    Solo hay una explicación para que no se persigan este tipo de farsas. Mucho poder, lazos cercanos al poder y similares. Sentimos mucho que no hubieras encontrado este artículo antes. Ánimo y a por la denuncia.

    Una auténtica vergüenza, tras mucho buscar por la zona donde queríamos vivir por el trabajo de mi pareja y no encontrar nada, ampliamos a otros pueblos próximos, vi un piso muy bueno, bonito y barato. Al llamar la chica me dice que me pase por la oficina, yo le pregunto que solo quiero saber si ese piso esta disponible a lo que responde: todo lo que tenemos anunciado está disponible (primera gran mentira). Me planto allí, me hacen esperar unos 20 minutos con la música a todo volumen y un dolor de cabeza impresionante. Te pasan a la sala tipo barra de bar para decirte que ese piso ya no está disponible….le explico mi situación pero no tenía nada por las zonas que a mi me interesaban, empieza a ofrecerme pisos en zonas totalmente opuestas y acaba diciéndome que negocie con mi novio donde queremos vivir porque no vamos a encontrar nada…la verdad que no me pidieron dinero, solo me llamaron otra vez y les dije que no iba a ir…..pero lo que mas me indigna fue lo siguiente: anuncian un piso que ya habíamos visitado nosotros y se había alquilado unas semanas antes, llamamos al propietario y nos dice que el piso sigue alquilado…..
    Finalmente conseguimos alquilar un piso directamente con un particular, firmamos el contrato, y ese mismo día me encuentro que OPAU ha publicado mi piso ( porque ya era mio), usan pisos que no son suyos y sin permiso de gancho, pisos que ya están alquilados, una autentica estafa. Ojalá alguien le pare los pies a esta gente.

    Pues nosotros nos mudamos desde Venezuela hasta Málaga y por desgracia caímos en los tentáculos de la estafa de OPAU, explicamos todas nuestras necesidades y gustos, y cada piso enseñado era uno peor que el otro e incluso uno que no llegaron a enseñarnos porque la propietaria “canceló” como al cuarto piso yo me desespere y le dije a mi marido busquemos por otro lado, claro estábamos llegando de otro país, no conocíamos a nadie y además te íbamos poco tiempo en el piso vacacional. Lo único que hago es contarle a la gente que voy conociendo de la estafa que es Opau y bueno se que perdí 300€ como una perfecta estafa. Por cierto es búsqueda sólo duro 5 días y luego más nunca llamaron para seguir con la supuesta búsqueda.

    BRAVO por esta publicación. Me encanta porque describe a la perfección cómo “trabajan”… tras leer las opiniones de las víctimas de OPAU, la historia se repite una y otra vez. B-R-A-V-O. Mi opinión es que se debería ahondar mucho más en este tema para intentar pararles los pies a estos ESTAFADORES desde todas las plataformas posibles.

      Muchas gracias, de verdad. Palabras así nos dan la fuerza necesaria para seguir trabajando por este camino.

    Pues deberias saber que la mayoria de franquiciados y exfranquiciados también se sienten estafados y que la mayoría de sus locales han sido traspasados hasta en dos ocasiones en menos de un año, dejando en la estacada a sus franquiciados que perdieron su dinero y sacando beneficio hasta del traspaso, a base de nuevos engaños. A otros, ni siquiera se lo traspasan y los dejan caer y arruinarse, gracias a dios, se están reuniendo para demandarles en bloque y sacar bien a la luz esta trama

    Te cobran menos de 300€ porque a partir de 300€ en España se considera una estafa y se les desmontaría el negocio, a esta gentuza los conozco desde hace unos 15 años cuando era más joven y queríamos un piso de estudiantes en Murcia, por suerte, por amigos ya sabíamos de que iba a todo esto, y para más suerte o desgracia, no teníamos un duro para pagarles el impuesto revolucionario, asi que nunca nos la colaron, pero aquí siguen, cada día veo más pisos por la calle con el cartel de OPAU, cosa que antes ni existían, ¿Será cierto el cartelito? Lo dudo mucho, a saber, mucho ojo con esta gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *