Filmin y su filosofía de protección de la cultura y la disfusión de valores

Filmin es una empresa que surge de la unión de fuerzas de varias productoras españolas, entre las que se encuentran: Avalon Distribución, El Deseo, Golem, Tornasol, Vértigo Films, Versus Entertaiment, Wanda Visión o Cameo.

Bajo los objetivos de dar salida a los títulos de cine independiente y de autor a través de internet, Jaume Ripoll, fundador de Filmin, apuntaba en una entrevista a la Revista de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), tres bases sobre las que se cimienta la plataforma: streaming de máxima calidad, tarifa plana y una importante variedad de catálogo. En una entrevista para El Periódico, Ripoll asumía que Filmin es un complementario a Netflix y que no pueden competir contra la gran plataforma VoD, además de señalar que ellos ofrecen un tipo de cine y series diferentes. Así mismo, define la plataforma como una oferta para un público amplio, que no se dirige exclusivamente a cinéfilos y seriéfilos.

Oficinas de Filmin en Barcelona | Foto: Carlos Balbuena

Filmin y su Atlántida Film Fest

Una vez definida esta plataforma, podemos pasar a la reflexión sobre la diferencia de filosofía y contenido de Filmin con respecto a Netflix. La plataforma VoD que distribuye contenido relativo al cine independiente y de autor mantiene acuerdos exclusivos con Festivales de Cine que les permiten distribuir en primicia películas inéditas en España. Además, aportan una plataforma de salida para esas películas de cine independiente y de autor que se presentan en dichos festivales. Otro detalle que la diferencia de Netflix es que posee su propio festival: Atlántida Film Festival. Festival que nació en Palma de Mallorca en mayo de 2011 y que celebró en este 2018 su octava edición. Otro punto que Ripoll señalaba en 2012 en su entrevista a la Revista de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC, es que el 40% de las series de televisión que poseían en el catálogo de Filmin sobre esas fechas no se habían visto nunca en España.

Cartel oficial del Atlántida Film Festival 2018 | Fuente: Filmin

Jaume Ripoll definía así el catálogo de su plataforma:

“[…] todo esto compone un Filmin que creemos es algo más que un videoclub online, con sus defectos, con sus virtudes. Una apuesta de riesgo que queremos que nos diferencie y que nos permita vivir al lado de bestias, de caníbales como Netflix, como iTunes, o como otros portales”.

Por lo tanto, basándonos en estos pequeños detalles, podemos determinar que la filosofía de Filmin se aleja de la propia de Netflix, la cual, como ya hemos definido en anteriores publicaciones, atiende en gran parte al mercado mainstream y comercial; en la mayoría de los casos, justificando sus elecciones en la rentabilidad de sus producciones. Estas diferencias en la filosofía que proyectan hacia el exterior y en el contenido tienden algunas líneas que nos conducen a nuestro objetivo, demostrar la diferencia del papel que juegan estas plataformas en la industria cultural.

Protección de la lengua

Pasemos ahora a hablar de Filmin.Cat y su expansión al mercado de las lenguas minoritarias. Filmin se atribuye la responsabilidad de garantizar un acceso universal a los contenidos a través de internet, que es donde la plataforma opera. Es por eso que desde junio de 2017 ya cuenta con el portal Filmin.Cat, únicamente dedicado a las producciones rodadas en Catalunya o rodadas en catalán, incluyendo además todos esos contenidos que se han doblado o subtitulado en catalán; incluso están planteándose la posibilidad de ofrecer una plataforma en euskera o en gallego para la misma finalidad. Su fundador Jaume Ripoll considera esto como un posible éxito, dado que es una manera de proteger la lengua, además de poder descubrir o rescatar aquellas películas que se encuentran de modo inaccesible en internet por motivos como el económico.

La curación de contenido como elemento diferenciador

Siguiendo con la valiosa entrevista que Ripoll hace para la Revista de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), el fundador de Filmin hace la siguiente observación acerca de la editorialización de la plataforma:

“Si uno ha visto Filmin sabe que la página principal y el resto de apartados de la web están altamente editorializados. Que alguien con un criterio, pensando en el público catalán, pudiera editorializar los contenidos y pudiera trabajarlos más creemos que supone un importante valor añadido”.

Esto quiere decir que Filmin es una plataforma que trabaja, categoriza y editorializa sus contenidos para los distintos tipos de cine que podemos encontrar en su web. Este sin duda es otro punto más que arroja luz sobre nuestra tesis. Esa es la esencia de Filmin, esa forma especial de trabajar con el contenido bajo el criterio de protección de la cultura. Por otro lado, queda ya claro que Netflix no trabaja de esta forma.

Respeto por la versión original de las cosas

Continuando con nuestra investigación, pasaremos a centrarnos en el aspecto de la versión original subtitulada como signo de protección de la cultura y el cine. Prosiguiendo con la entrevista a Ripoll sobre la plataforma Filmin.Cat, el fundador afirma que ellos apuestan por que “cada vez sea más la subtitulación la que gane al doblaje y que los contenidos se vean en versión original subtitulada”. Del mismo modo, comenta que es incuestionable que si las películas están dobladas tienen un mayor público, pero, al ser gran parte de su catálogo cine independiente, se hacen la siguiente pregunta: “el enigma de la ecuación, es saber si ese público potencial al que puedes llegar es suficiente para que la ecuación del coste del doblaje no dé negativo”. Por lo que Ripoll considera que en muchos casos es mejor no correr riesgos y limitarse a subtitular, lo cual considera una cosa personal y más respetuosa de ver la obra. El hecho de que a veces no lo hagan por no correr riesgos es signo de no tener tanto potencial económico como Netflix, tal vez. No obstante, el caso es que podemos encontrar una muy amplia gama de películas que no están dobladas, y eso, es un punto que favorece a la tesis que afirma que Filmin protege la cultura de una forma más purista que Netflix.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *