Iñaki Altolaguirre: “Creo que si toda la gente mirase hacia dentro y arreglase lo suyo viviríamos en un mundo mucho mejor”

Iñaki Altolaguirre “Matxet” (1977, Pasai Donibane) lleva ya muchos años trabajando su forma de expresión desde un punto de vista multidisciplinar. Él es el impulsor y creador de grupos como: Jousilouli o Naizroxa o Anaiarrebak. Altolaguirre se suma así a otros artistas vascos que practican la mirada interior, algo muy importante en los tiempos que corren y que por desgracia, parece que poco se practica ya.

Lo quiera o no, Iñaki forma parte de la historia de la música. Y es que algunos de sus familiares cercanos colaboraron con grandes artistas de la época de los años 70 y 80. Su tío fue productor de grandes grupos como: Alaska y Dinarama o Gabinete Caligari y su padre fue productor de Loquillo y los Trogloditas en los años 80. Dicho esto, podemos llegar a entender la necesidad intrínseca de este artista vasco de elaborar su propia obra para ponerla en manos de los que deseen verla, oírla, sentirla o tocarla.

No nos cabe duda de que lo mejor está aún por llegar. Iñaki se encuentra en uno de sus mejores momentos artísticos, hace poco empezó a elaborar pinturas, las cuales reconoce que ya casi no le caben en casa y que pronto necesitará hacer una exposición. Solo podemos recomendaros que estéis muy atentos a lo que pase en 2018 con él y sus proyectos futuros.

 

¿Dónde y cuándo empiezas a interesarte por la música?

Creo que desde que nací. Mi padre y mi tio fueron músicos, técnicos de sonido y productores muy prolíficos en los años 70 , 80 y 90. Crecí entre locales de ensayo y empresas de sonido.

Iñaki Altolaguirre con 5 años entre equipos de sonido

 

¿Dónde vives actualmente? ¿Te gustaría vivir en otro lugar?

Vivo en Lezo (Gipuzkoa), tengo una casa muy bonita en la falda del monte Jaizkibel. Me encanta Portugal, quien sabe, a lo mejor algún día me voy allí.

 

¿Que personas han sido importantes en tu trayectoria ? ¿Qué te han enseñado?

Me siento muy afortunado porque estoy rodeado de gente maravillosa que cada vez que se me ocurre alguna idea loca estan dispuestos a ir hasta el final sin importarles las consecuencias. Josema Linazasoro y Gorka Alvarez (técnicos de sonido), que para mi son fundamentales. Jorge Soto, los hermanos Goikoetxea, los hermanos Etxarri, Ander V, Andoni Promomusika… Jorge de la Torre, de la empresa de sonido Soinua; cuando empecé a tocar a mí me faltaban mis dos referentes (mi padre y mi tío) y con él aprendí muchísimo… Gorka Urbizu, de Berri Txarrak; él trabajaba en Gor discos y nos fichó (Jousilouli). Participé en el disco “Eskuak/Ukabilak” de Berri Txarrak y colaboré con ellos en directo muchas veces, siempre me ha echado un cable con mis proyectos. Y bueno, tener a alguien como mi hermana al lado es muy importante, nos retroalimentamos continuamente.

Matxet en un concierto de Berri Txarrak | Foto: Rubén Navarro

¿Por qué el mote Matxet?

Mi familia abrió un restaurante y una terraza en Pasai Donibane con ese nombre. Matxet era el apodo de mi tatarabuelo, era patrón de la trainera de San Juan en los años 20, ganó una vez la bandera de la concha y tuvo el récord del campo de regateo durante décadas. Heredé su apodo.

 

Te encanta el lado oscuro y Darth Vader. ¿A qué se debe?

¿Lo dices por el videoclip de “Darth Vader”? Me encanta Star Wars, pero prefiero la luz que la oscuridad.

Sí, lo decía por ese videoclip. Dices que prefieres la luz ¿Por qué?

Prefiero la luz, ver las cosas con optimismo y ser feliz. Pero bueno, creo que es importante abrazar y querer tu oscuridad. Todos tenemos oscuridad, todos somos buenos y malos. Supongo que la edad y tener muchas experiencias te hace tener un punto de madurez y enfocarte a la luz. Pero bueno, con esto no quiero decir que ahora sea un sabio, me sigue gustando Zoolander.

 

Nosotros te conocimos con Jousilouli. ¿Nos puedes contar un poco cómo surgió el grupo? ¿En qué contexto social nace?

Mi padre me regaló un bajo y tenía muchas ganas de tocar, tenía amigos en el colegio que querían hacer un grupo y me uní a ellos al instante. El nombre del grupo viene de la canción de The Mamas and The PapasMonday, Monday”, un amigo en vez decir eso tarareaba “Jousilouli”. En un principio iba a tocar el bajo, pero cuando dimos el primer concierto canté algunas canciones y dejé el bajo por el micrófono.

 

¿En qué te inspirabas para escribir las letras?

Analizandólo ahora creo que tenían un componente infantil importante, usaba también humor negro y eran algo surrealistas también. Era un tiempo aquel muy politizado; la mayoría de grupos eran muy serios, nosotros íbamos siempre a montar el show: lentejuelas, redes militares, muñecas hinchables colgadas del techo con pasamontañas, bolas de discoteca… actitud y glamour. Había gente que le encantaba el grupo y tuvimos la suerte de que a muchas bandas grandes les gustáramos, pero creo que la mayoría no nos entendía o no nos tragaba. Era juntar a Sepultura, Korn, N.W.A, James Brown y los Monty Python.

 

Algo que te caracteriza que haces mucho es volar el micrófono por el escenario. ¿Alguna vez has tenido algún percance?

Siempre me han fascinado los frontman que hacen piruetas y que hacen volar el micro. Pero eso tiene sus riesgos, he tenido algunos percances físicos, como que te falte un cacho de diente porque has calculado mal o al día siguiente de un bolo tener un montón de marcas de la bola del micro en la frente. Intento tomar mis precauciones, pero una vez el micro salió como un obús hacia el público a pesar de que estuviera bien encintado, menos mal que no le di a nadie, recuerdo mi cara de incredulidad y la de los técnicos… el cable estaba arrancado de cuajo.

 

Un momento único que tengas en el recuerdo con Jousilouli

Buff. Hay un montón, éramos como unos Boyscouts en busca de aventuras. Lo pasé genial y aprendí que es lo que me gustaba y lo que no. Fuimos número uno en Euskadi Gaztea porque uno de nosotros llamó 5 veces poniendo voces diferentes a la radio dando puntos como en Eurovisión con “Kristaletik” la canción más conocida quizás de Jousilouli, que para mí es uno de nuestros temas más horrorosos. Los conciertos en Iparralde (País Vasco-Francés) siempre eran muy divertidos. Hubo un tiempo entre el primer y segundo disco que tocábamos más allí que aquí. Llegabas a la tarde a un pueblo y no veías a nadie en la calle, te esperaban 3 o 4 personas en el sitio donde ibas a tocar, hacías la prueba, te daban de cenar, y allí no aparecía nadie. Te decían: “Vamos a empezar media hora más tarde, tranquilos no os preocupéis” y 5 minutos antes de empezar aparecían como zombis, el garito se llenaba y el concierto solía ser una locura.

.

¿Por qué dejasteis la banda?

Al final ya no hablábamos el mismo idioma y sentí que lo mejor era dejarlo. Yo cree Naizroxa y los demás crearon Dirua.

“Ese siempre ha sido mi gran problema con todos mis proyectos, no saber parar a tiempo. Siempre me he pasado de rosca tocando y he aprendido que descansar y desconectar es esencial”.

En 2005 comienzas una nueva andadura con el disco “EP Laburrean” y tu nueva banda por aquel entonces: Naizroxa. Un grupo que mostraba aún más rabia que Jousilouli si cabe. No encontramos ningún disco de Naizroxa en plataformas como Spotify, por ejemplo. ¿Por qué decidís publicarlo en Bandcamp sin depender de discográfica?

Cuando grabamos el segundo disco de Jousilouli yo ya estaba muy metido en Mr.bungle, dillinger escape plan, converge y cosas por el estilo. Era una utopía pensar que podía hacer un grupo así, pero de repente surgió de forma muy natural. Ensayábamos todos los días y en 3 meses teníamos canciones para un EP y un futuro disco, estaba cambiando la industria discográfica entonces. Cuando empecé con Jousilouli tenías que sacar disco con alguna discográfica sí o sí para poder entrar en el circuito de fiestas, salas, gaztetxes y festivales. A los pocos años cuando empezó a pegar fuerte la piratería y las ventas de CDs disminuyeron los sellos te obligaban a llevarte la contratación de tus conciertos y, bueno, a mí eso no me hacia ninguna gracia. Así que como la esencia de Naizroxa era muy punk, pues optamos por el “do it yourself”: “Que les den, vamos hacerlo como se hacía antes, que sacaban una cinta en cassette y a tocar. El boca a boca que haga el resto”. Y así fue, teníamos un directo muy impactante y nos hartamos a tocar. De hecho, ese siempre ha sido mi gran problema con todos mis proyectos, no saber parar a tiempo. Siempre me he pasado de rosca tocando y he aprendido que descansar y desconectar es esencial.

Iñaki Altolaguirre en un concierto con Naizroxa

En 2007 publicas un álbum con Naizroxa: ‘Iqharaturic’. Nuestro amado Mikel Laboa colaboró con vosotros al comienzo y al final del álbum. ¿Cómo fue la experiencia de contar con alguien como Mikel en el estudio?

Fue algo que nunca olvidaré. Tenía un texto muy apocalíptico y quería que colaborase. A pesar de que sea primo lejano mío no tenía relación con él, pero el padre de Iban y Eneko Goikoetxea (batería/guitarra) era muy amigo de él. Le comentó y dijo que lo haría encantado. Fuimos a grabar y emanaba algo especial, allí me vi dentro de la cabina con los auriculares junto a él; se me ocurrió decirle que improvisara y si podía hacer el texto a su manera (Lekeitioak). Fue brutal, no sabía si reír, llorar o darme cabezazos contra el cristal de la pecera. Fue increíble trabajar con él. Cuando se murió recibimos un montón de llamadas de la prensa, nosotros no lo sabíamos, pero su colaboración con Naizroxa fue lo último que grabó en vida.

.

Beqhatu Capitalac, Harnassa Harçeco Methodoa, Otoizak eta Dança Ilhunac… ¿A qué se deben los títulos escritos de esa manera?

Está escrito en euskera antiguo. El título del disco y el texto de la intro de Mikel Laboa está sacado del primer libro escrito en euskera: “Linguae Vasconum Primitiae”, de Bernard Etxepare. El libreto está en euskera antiguo, como en el libro de Etxepare. Es una joya de disco.

Portada Linguae Vasconum Primitiae

Tocasteis por última vez el 1 de enero de 2017 con Naizroxa. ¿El grupo seguirá grabando discos y tocando o fue algo puntual?

Naizroxa está en standby y no sé si se llegará a ponerse en marcha algún día, es un grupo que exige ser muy constante. Estuvimos tocando en 2016 e hicimos varios intentos de grabar nuevo material, pero no pudo ser; era algo muy loco, como montarte en el Dragon Khan sin barrote de seguridad.

En 2013 creas una nueva banda junto a tu hermana y otros integrantes: Anai Arrebak. Este grupo se acerca más al funk y la electrónica. Un tanto diferente de lo que venías haciendo. ¿A qué se debe este cambio?

Siempre nos han encantado a mi hermana y a mí la música disco y los grupos que mezclan electrónica y punk como: Chkchkchk, The rapture o LCD Soundsystem y por otro lado nuestro grupo favorito de la infancia eran Parchís. Así que le comenté lo que quería hacer a Iñigo Etxarri que tocaba conmigo en Naizroxa y empezamos a hacer temas. Le dijimos a Manu, su hermano, para tocar y conocimos a Ander Vildósola para tocar la batería.

Los hermanos Marga e Iñaki Altolagirre en un concierto de Anaiarrebak

¿Qué tal es trabajar en el mismo grupo con tu hermana? Se os ve muy compenetrados.

Es genial, ella me enseñó a cantar; tiene un laboratorio de artes escénicas en Donosti donde da clases de interpretación y canto.

“Decirle a Nic Offer que creamos nuestro grupo pensando en ellos y que el tío nos viese en directo y le encantase lo que hacemos fue muy emocionante”.

¿Dónde habéis grabado los discos de AnaiArrebak? ¿Cómo es el proceso de creación?

Naizroxa nos montamos un pequeño estudio de grabación en la bajera de un caserío en Oiartzun, es nuestro centro de operaciones. Los discos de Anaiarrebak los hemos grabado allí; hacíamos los temas con el ordenador y luego íbamos metiendo cosas más orgánicas como guitarras, baterías, voces… Hemos editado 3 discos y la verdad que ha sido una experiencia muy chula; hemos tocado en un montón de sitios que no me podía llegar a imaginar con gente a la que admiras de verdad, como Chkchkchk. Decirle a Nic Offer que creamos nuestro grupo pensando en ellos y que el tío nos viese en directo y le encantase lo que hacemos fue muy emocionante. Aquí siempre los estilos que han predominado en cuanto a música de fiesta han sido el ska y el reggae, y aunque nosotros hacíamos otra cosa diferente, nos hicimos un hueco. Nuestros conciertos siempre fueron muy divertidos, siempre sucedía lo mismo; empezábamos y aquello parecía un funeral y al final todo el mundo terminaba bailando, nos exigía mucho tanto física como mentalmente.

 

Últimamente te hemos visto trabajando también en el ámbito de la pintura. ¿Es algo que viene de atrás o es reciente?

Hace años salí con Ane Baztarrika, diseñadora textil. Su padre es pintor y solíamos ir a su estudio y allí entre tantos lienzos y pintura recuerdo que había un libro de Jean Michel Basquiat que me gustaba mucho. Ellos me introdujeron sin saberlo en el maravilloso mundo de la pintura.

 

¿En qué te inspiras y qué buscas expresar con tus pinturas?

Muchas veces me pongo a pintar sin pensar demasiado, me encanta pintar a lo loco. Otras veces puede ser que vea alguna cosa que me encante e intento coger de allí lo que más me ha gustado. Para mí pintar es como meditar.

 

¿Nos podríais describir tu área de trabajo donde pintas?

Pinto en casa, tengo mi salón-estudio que es bastante amplio, pronto tendré que exponer porque no me entran más cuadros en casa.

Matxet en su área de trabajo

Me ha llamado especialmente la atención esta pintura: Purga, by Matxet. ¿Qué significa?

Fuí a ver la pelicula “Election: la noche de las bestias” y viene un poco de allí.

 

¿Además de la pintura y la música, qué otros tipos de arte te gustan?

Me encanta el cine. También quiero diseñar para mi siguiente proyecto la ropa que vamos a llevar.

 

En abril de 2017 publicabas en tu Facebook que estabas preparando tu primer corto documental junto a Mariano Casanova: “Tinnitus, el sonido de la locura”. ¿De qué trata esto?

2017 ha sido un año importante para mí porque he hecho cosas muy diferentes; a parte de pintar y de tocar algunos conciertos con Anaiarrebak creé la música para una obra de teatro que hizo mi hermana con mi nueva banda e hice un corto con la supervisión de Oskar Tejedor. Me flipa el cine documental y conocí a Mariano Casanova. Nos unen lazos importantes, él me contó su historia y me pareció fascinante. El 9 de enero lo proyectarán en el festival Dock of the Bay de Donostia.

 

¿Qué es el Txiringito Matxet?

Es la terraza que tiene mi familia. Un kiosko con una palmera enorme en primera línea de mar en Pasai Donibane, ideal para tomar una cerveza tranquilito en buena compañía.

 

¿Cómo ves la escena musical en el lugar donde vives?

No voy a ser pesimista, siempre escucho lo mismo: que el rock está en decadencia, patatín-patatán… Puede ser, pero aquí hay una oferta de conciertos muy amplia y siempre aparecen grupos nuevos muy interesantes. Me encantan Sofá, también me gustan Meltdown y Luma.

 

¿Había más libertad de expresión antes que ahora?

No lo creo.

 

Una breve opinión sobre la sociedad actual

Intentan que estemos distraídos todo el rato con la tecnología, el fútbol y los grandes almacenes, entre otras cosas. Es muy difícil no distraerse. El único que conozco que nunca se ha distraído es el abuelo de Heidi.

“Ese creo que es el gran problema en el que vivimos, todo va a toda ostia y está diseñado para que estemos hacia fuera, creo que si toda la gente mirase hacia dentro y arreglase lo suyo viviríamos en un mundo mucho mejor”.

¿Cuál es el rasgo que más te desagrada de ti mismo? ¿Y de los demás?

Desde pequeño siempre tuve muchos miedos, muchas inseguridades. Pero cuando uno mira para adentro y observa lo que tiene que arreglar para poder seguir hacia adelante y no quedarse estancado pues es liberador y da mucha paz. Ese creo que es el gran problema en el que vivimos, todo va a toda ostia y está diseñado para que estemos hacia fuera. Creo que si toda la gente mirase hacia dentro y arreglase lo suyo viviríamos en un mundo mucho mejor. Pero bueno, a veces enfrentarte a tus miedos y a tu oscuridad no es nada sencillo, es muy duro. Lo fácil siempre es echarle la culpa al vecino.

 

¿Cuándo y dónde has sido más feliz?

Aquí y ahora.

 

Una persona muy importante para ti es…

Mi tío Ángel. Es como un mago, es muy importante para mí tenerlo al lado.

 

A qué dices que no

A los callos.

 

Tres películas favoritas

El fantasma del paraíso, Perros de Paja y Rocky.

 

Una frase o cita que te defina

Como dicen Jodorowsky y Henry Rollins: “Házlo”, “Do it”.

 

¿Proyectos de cara al futuro?

Me gustaría exponer en 2018. Estoy preparando 2 proyectos: el primero es mi nueva banda, estamos haciendo temas y espero que empecemos a tocar en 2018. El segundo es el proyecto más especial de los que he hecho hasta la fecha, algo muy bonito.

 

Autor: Iker Velasco

    En respuesta a la afirmación del titular: ¡Ya lo creo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *